Esterilidad

Cuando ella no pudo darle un hijo, él se fue con un amante a curar su desilusión. Y ella, al verse abandonada, se refugió en los brazos de otra para olvidar su fracaso… todo esto sucedió cuando se les ocurrió ponerles sexo a las computadoras.

Homero Benítez Aguirre
No. 47, Julio-Agosto 1971
Tomo VII – Año VIII
Pág. 171

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s