La condena

El plazo se había cumplido. Sabía muy bien cuál era su condena y tratando de evitarlo, decidió ahorcarse con su propio cordón; pero el médico intervino hábilmente a la parturienta, y el niño nació vivo.

Carlos Becerril
No. 47, Julio-Agosto 1971
Tomo VII – Año VIII
Pág. 184

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s