13 brevicuentos para leer en el avión III

53 top

11
Un pasajero a las stewardess:
—Señorita, ¿Por qué no se mueve más el avión?
—Señor, el viaje a concluido: no llegamos a destino.

12
El comandante, por el micrófono del avión:
—“Señores pasajeros, la Compañía lo siente mucho”.

13
—Fuera de esto, señor Hammerskjöld, ¿disfrutó Ud. del viaje?

(Entre Caracas y Bogotá, 20-IV-66
Europa Central, 16-V-68).

Álvaro Menen Desleal
No. 53, Mayo-Junio 1972
Tomo IX – Año IX
Pág. 35

Anuncios

13 brevicuentos para leer en el avión II

53 top

6
Dos soldados norteamericanos en el helicóptero:
—¿Qué pasa?
—Los mandos no responden: el helicóptero se enamoró de una mariposa.

7
…Y luego está aquel piloto aficionado al vuelo a vela, que se perdió con su planeador en la migración anual de las gaviotas

8
Un pasajero experimentado, a la stewardes:
—Quiero felicitarles, señorita: el vuelo es sumamente agradable; no se percibe la menor vibración.
—Gracias, señor; pero es un accidente. Siempre ocurre así cuando quedamos en órbita.

9
Un pasajero, a otro:
—Disculpe, caballero; mi reloj se ha parado. ¿Qué hora tiene Ud.?
—Oh, lo siento; el mío se ha parado también.
—¿Por casualidad… a las 8:17
—Sí; a las 8:17.
—Entonces ocurrió, ciertamente.
—Sí. A esa hora.

10
El pasajero de un Piper, al piloto:
—Pero, ¿Dónde diablos estamos?
—No quería decírselo: aquel punto es la tierra.

Álvaro Menén Desleal
No. 53, Mayo-Junio 1972
Tomo IX – Año IX
Pág. 34

13 brevicuentos para leer en el avión

53 top

1
Un pasajero, a su vecino de asiento:
—¿Has visto? El periódico informa de otro accidente de aviación.
—Sí, he visto; en la lista de muertos estamos nosotros.

2
El pasajero al tripulante: ¿Qué isla es aquella?
—Señor, esa isla no existe.

3
Una recién casada, a la sobrecargo:
—Señorita ¿por qué arde el avión?
—Es natural, señora: estamos en el infirno.

4
Un sacerdote, a la azafata:
—En vez de esa música moderna, ¿no pueden poner algo más delicado?
—Lo siento padre; es la única que saben tocar los ángeles.

5
Un ricachón al sobrecarco:
—¿Puedo salir un momento?
—No se lo recomiendo; hay mal tiempo.

Álvaro Menen Desleal
No. 53, Mayo-Junio 1972
Tomo IX – Año IX
Pág. 33