El shamán

2 top

Un antiguo viajero que se aventuró entre los lapones nos ha dejado una descripción vívida de la terrífica acción de uno de estos extraños emisarios del reino de la muerte. Ya que el otro mundo es el lugar de la noche eterna, el ceremonial del shamán debe tener lugar después del anochecer. Los amigos y vecinos se reúnen en la choza sombría y débilmente alumbrada del paciente y siguen atentamente las gesticulaciones del hechicero. Primero conjura a los espíritus ayudantes; éstos llegan, invisibles para todos menos para él. Dos mujeres, vestidas para el ceremonial, pero sin cinturones y llevando tocas de lino; un hombre sin toca ni cinturón, y una joven no adulta, son sus asistentes. El shamán se descubre la cabeza, se suelta el cinturón y los cordones de los zapatos; se cubre la cara con las manos y empieza a girar en variados círculos. Repentinamente, con gestos muy violentos, grita: “¡Equipad el reno! ¡Listo para embarcarse!” Toma una hacha y empieza a golpearse con ella cerca de las rodillas, y la mueve en dirección a las tres mujeres. Saca del fuego leños ardiendo con sus manos desnudas, pasa tres veces alrededor de cada una de las mujeres y, finalmente cae, como un muerto. Durante todo ese tiempo a nadie se permite tocarlo. Mientras reposa en trance, debe ser vigilado tan estrechamente que ni una mosca debe posarse encima de él. Su espíritu ha partido y ve las montañas sagradas con los dioses que las habitan. Las mujeres que lo atienden, cuchichean una con la otra tratando de adivinar en qué parte del mundo se encuentra ahora. Si mencionan la montaña en que se encuentra, el shamán mueve una mano o un pie. Por fin, empieza a volver en sí. Con voz baja y débil dice las palabras que ha escuchado en el otro mundo. Las mujeres empiezan a cantar. El shamán se despierta lentamente, declarándola causa de la enfermedad y la forma de sacrificio que debe hacerse. Entonces anuncia la cantidad de tiempo que tomará el paciente para sanar.

Joseph Campbell, en El héroe de las mil caras
No. 02, Junio 1964
Tomo I – Año I
Pág. 77

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s