Mis ocupaciones

59 top

Raras veces puedo ver a alguien sin abofetearlo.

Todos prefieren el monólogo interior. Yo, no. Más me gusta abofetear.
Hay gentes que se sientan frente a mí en el restaurante y no dicen nada; están allí un buen rato porque han decidido comer.

Ahí tenéis a uno.

Yo me lo atraco, toc.
Me lo reatraco, toc.
Lo cuelgo en la percha.
Lo descuelgo.
Vuelvo a colgarlo.
Lo redescuelgo.
Lo pongo sobre la mesa.
Lo apilo y lo ahogo.
Lo ensucio, lo inundo.
Y vuelve a vivir.

Entonces lo enjuago, lo estiro (comienzo a enervarme, hay que terminar con él), lo comprimo, lo aprieto, lo resumo, lo introduzco en mi vaso, arrojo ostensiblemente el contenido por el suelo y le digo al mozo: “Tráigame un vaso más limpio”.

Pero me siento mal; arreglo al punto la cuenta y me voy.

Henri Michaux
No. 59, Junio-Julio 1973
Tomo X – Año IX
Pág. 774

Anuncios

Escotes abusivos

59 top

Los escotes “abusivos son denunciados por el cardenal Olivier Maillard en 1502, durante su sermón de cuaresma, cuando aconseja a las damas que lo usan que “jamás deberán salir sin las campanillas —como lo hacían los leprosos—, a fin de prevenir a los transeúntes de su presencia”.

En “Nueva vida”
No. 59, Junio-Julio 1973
Tomo X – Año IX
Pág. 766

Pisoteado

59 top

Cuando lo hubieron pisoteado durante diez años:

“Después de todo, dijeron, tenía algunas cualidades. A partir de hoy, se prohíbe a todos pisotearlo”.

Se fue levantando poco a poco, porque tenía realmente cualidades.
Pero un domingo, como al pueblo le gusta mucho la juerga, se le permitió que lo pisoteara una vez más.

Y fue en tal forma aplastado ese sólo domingo, o tal vez ya había perdido esa costumbre, que se sintió más miserable que nunca.

“Después de todo, dijeron, no tenía tantas cualidades”

Henri Michaux
No. 59, Junio-Julio 1973
Tomo X – Año IX
Pág. 764

Caída

59 top

Dio un paso en falso y cayó de pronto en el siglo XIII. ¡Ay! ¿Cómo sacarlo de allí?

Nos atornillábamos, nos desatornillábamos, nos reatornillábamos, no encontrábamos nada.

“Sangre fría, gritaba Jorge, sin lo cual está perdido”

Henri Michaux
No. 59, Junio-Julio 1973
Tomo X – Año IX
Pág. 760