Viaje sin escalas

Con frecuencia sentíase transportado a un mundo fabuloso cuyo astro matizaba cada aurora con un tono distinto; sobre los vastos jardines los pájaros dibujaban amalgamas de notas y colores.

La felicidad constituía en ese mundo, patrimonio de sus habitantes; el egoísmo, la corrupción y el odio habían sido desterrados para siempre.
Justificábase, pues, la impaciencia del viajero por llegar a su destino.
Inesperadamente, ya en el octavo mes, su madre y él fallecieron a consecuencia —según certificó el ginecólogo de una sobredosis de LSD.

Jorge A. MORA-SAN
No. 59, Junio-Julio 1973
Tomo X – Año IX
Pág. 793

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s