Consulta incompleta

13 top
Un juez de la suprema corte estaba sentado al borde de un río cuando se acercó un viajero y le dijo:

—Deseo atravesar este río. ¿Sería lícito usar ese bote?

—Sí —dijo el juez—, porque me pertenece.

El viajero le dio las gracias, se embarcó y se alejó a fuerza de remos. Pero el bote se hundió y el viajero se ahogó.

—¡Miserable! —gritó un espectador indignado—. ¿Por qué no le advirtió que había un boquete en el fondo del bote?

—No me consultó sobre el estado del bote —respondió el eminente jurista.

Ambrose Bierce
No. 13, Junio 1965
Tomo III – Año II
Pág. 499

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s