Se nos fue el santo al cielo

¡Ah caray!, ya amaneció. Sí, cuando despierto es que ya amaneció infaliblemente; si mis cálculos no me fallan hoy se inicia un año. ¿Cuál?. No sé. Desde aquí no puedo saber.

¡Cómo se pasa el tiempo! Parece que vine ayer a este lugar, y por lo menos ya pasaron cinco años. Estoy igual a como llegué: quietecito, frío, solo.

Que yo recuerde, solamente al cumplir un año aquí vinieron a visitarme. Trajeron flores nada más. Después, ni eso. ¡Vale madres! Lo peor de todo es que no tengo con quién platicar; somos muchos, pero separados y no nos conocemos, ni lo haremos…

¡Ay gusanito! ¡No me hagas cosquillas!… Pensándolo bien, te doy las gracias: hiciste que se me pasara el mal humor… Oye, y ¿por qué no llamas a tus cuates y nos reunimos a festejar el año nuevo? ¿Qué te parece? Siempre me costó trabajo platicar con los gusanos, pero… ¿no quieres?

¡Carambas, ni los gusanos me quieren acompañar! Ya me volvió el mal humor… ¿Qué harán en la que fuera mi casa? Estarán durmiendo, pues seguramente se acostaron tarde. Julián tendrá puesta alguna de mis pijamas de seda que no tuve tiempo de estrenar. Le gustaban mucho; y ha de estar acostado con mi mujer… También le gustaba mucho. ¡Pobrecitos! ¿Y qué habrán hecho con mis libros? ¡Julián y Patricia eran tan brutos! ¡Ah, ya sé! Los mandaron forrar de piel, todos igualitos, para tapizar alguna pared con ellos. ¡Qué pendejos!… ¿Me rezarían un Padre nuestro alguna vez? ¡Sí, para que no fuera a resucitar! ¡Qué puntadón me aventé!…

Hace mucho frío, más que de costumbre, y yo sin poder hacer ejercicios de calentamiento…

No sé cuándo voy a salir de aquí. Después de unas lágrimas de parientes, que me pusieron más nervioso, y de acompañar a las personas que fueron a mi entierro, el paseo más aburrido y lento de mi vida, emprendí mi viaje hacia el Purgatorio; llegué, lleno de tierra por cierto, pero no pude entrar. Había una cola larguísima. Repartieron fichas y solicitudes en la ventanilla 4 y a mí me tocó la… a ver, dónde la puse… Me la guardé entre las costillas… ¡Aquí está! Es la 2846906, así que haciendo cálculos… ¡Ah chingao, ya me toca! Bueno, ¡adiós Tierrita!

Javier González Rubio I.
No. 66, Agosto-Septiembre 1974
Tomo X – Año X
Pág. 725

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s