Tacto

Miro hacia abajo y veo el cielo lleno de estrellas blancas, carmelitas, rosadas, rendidas de amor ante las miradas de los luceros que les guiñaban los ojos, picarescos.

Miro hacia arriba y veo… ¡No, por favor que no es el suelo! ¡Yo jamás he dicho una mentira!

Eugenio Zamora Martín
No. 66, Agosto-Septiembre 1974
Tomo X – Año X
Pág. 758

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s