Educado

Yo siempre me sonrío, y con todo el mundo soy amable; mi madre se preocupó por darme una excelente educación. Por eso, cuando levanto la mano siempre digo: “disculpe usted”, antes de clavar el puñal.

Héctor Canales González
No. 114-115, Abril-Septiembre 1990
Tomo XIX – Año XXVII

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s