A la sombra de los muchachos en flor

114-115 top

Transformado en águila, Zeus se robó a Ganímedes y lo llevó por los aires hasta el Olimpo. Estaba dispuesto a practicar con el bello adolescente un poco de efebomanía. Pero cuando llegó a su morada, el rey de los dioses vio que durante el breve viaje Ganímedes había dejado de ser adolescente, ya tenía ronca la voz, un poco de barba y la piel amarga de los hombres. Zeuz, tanto como para justificar el rapto, le dio funciones de copero.

Marco Denevi
No. 114-115, Abril-Septiembre 1990
Tomo XIX – Año XXVII
Pág. 205

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s