Narcisa o a la búsqueda del tiempo que siempre no se perdió

Esta era una mujer que se quería mucho. Frente a su espejo de confidencias así lo reconocía y aceptaba el hecho con humildad. Por supuesto también quería a su marido, a su hijo, a sus hermanos y amigos. Como buena cristiana y ciudadana responsable le preocupaban muchas cosas el alza desmesurada en el costo de la vida, la contaminación del ambiente, la injusticia social, la violencia. Pero tal vez lo que más le angustiaba era que nunca tenía tiempo para ella misma. Los quehaceres del hogar y sus obligaciones conyugales y maternales la absorbían con fruición hasta volverla una autómata soñolienta y pasada de peso, siempre corriendo y olvidándose de todo.

Un día en que hacía cola para pagar la tenencia y cambio de placas de su auto se le apareció un hada sonriente y luminosa y le habló así: “Relájate muchacha. Queremos ayudarte. Pide tres deseos y te serán concedidos”. La mujer contestó de inmediato, con voz firme, como si toda su vida hubiera estado esperando semejante ocasión:

“Quiero dormir una semana seguida, yo solita en una gran cama. De preferencia en un sanatorio de Suiza, de esos que se especializan en curar el surmenage”.

“No quiero entrar nunca más en la cocina de mi casa. Denme una cocinera maravillosa, toda de blanco, que me adivine el pensamiento y satisfaga el paladar de mi marido”.

“Quisiera tener cada día tiempo de sobra para leer, escribir, ir al cine y al teatro, a conferencias y exposiciones, sin prisa, despreocupada”.

El hada le sonrió con dulzura y desapareció dejando todo un mundo de esperanzas en el ánimo de la buena mujer. Y ésta siguió caminando por el bosque encantado, entre frutos de oro, pájaros de mil colores y fuentes misteriosas y vocingleras. El hada, por supuesto, nunca más regresó y la mujer, por supuesto, cada vez tiene menos tiempo para ella misma. Pero ahora sabe, o por lo menos presiente, que Mr. Time, ese Príncipe Azul tan añorado, no la espera en algún castillo de ebúrneas torres. Y que sus tres deseos —tan sinceros— se perdieron para siempre en el foso de los dragones. Y no es por nada pero se siente más tranquila.

Ana F. Aguilar
No. 54, Julio-Septiembre 1972
Tomo IX – Año IX
Pág. 182

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s