Sonoras meretrices

Las guitarras eléctricas no tienen moral ni sentido de la belleza musical: por eso se dejan rasguear y manosear, como mujerzuelas, por cualquier profesional del ruido que se exhibe bajo la luz de la luna de todos los antros nocturnos.

Roberto Bañuelas
No. 128, Enero-Marzo 1995
Tomo XXIV – Año XXXI
Pág. 169

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s