Corazón artificial

En ese tiempo (año dos mil) los trasplantes de corazón eran ya una cosa muy sencilla, y los corazones artificiales se podían llevar afuera… La dama lucía en el pecho, sobre su elegante vestido azul de medianoche, una rosa de trapo. Era su corazón artificial porque estos podían adoptar todas las formas posibles.

Otto Raúl González
No. 60, Agosto-Septiembre 1973
Tomo X – Año X
Pág. 54

Una respuesta a “Corazón artificial

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s