El que no soy

105-106 top
Desertar de mi propia imagen, dejar de ser este que soy, negarme a reconocerme en el que nombran los otros cuando me nombran, mirar el vacío en lugar de la imagen cotidiana que proyecta el espejo. Salir de mí como se abandona una casa en la que se ha vivido siempre, dejando que el moho opaque lentamente objetos y recuerdos. Cambiar de nombre y de filiación, inventarlos. Vivir intensamente un mundo ficticio hasta hacerlo más real que este pequeño mundo de todos los días. No más domingos con mamá y paella y los inolvidables recuerdos de la abuela. Sacudirse de una vez por todas los viejos amigos y las viejas ideas, la condescendencia, los buenos días, la sonrisa a tiempo, la oficina, el sindicato, las habituales prácticas conyugales, la tierna sonrisa de mi hijo. Mandarlo todo por un tubo. Y saber al fin que no soy éste que soy, éste que los otros han querido que sea.

Armando Pereira
No. 105-106, Enero-Junio 1988
Tomo XVII – Año XXIII
Pág. 69

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s