Urbecuento

105-106 top
Después de dos noches seguidas de no poder conciliar el sueño, a la tercera el hombre se decidió, por fin, a tomar un soporífero. La pastilla hizo efecto de inmediato y el hombre se durmió para soñar que tenía insomnio.

Eduardo Gurría B.
No. 105-106, Enero-Junio 1988
Tomo XVII – Año XXIII
Pág. 77

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s