Aclis

19 top
Y cerca de ellas estaba en pie Aclis, lamentable, horrible, descolorida, seca por el hambre y con rodillas duras. Eran larguísimas las uñas de sus manos; de sus narices se exhalaba un olor horrendo; y la sangre corría de sus mandíbulas hasta la tierra. Estaba en pie, rechinando los dientes, y un remolino de polvo espeso envolvía sus hombros, y este polvo estaba húmedo de lágrimas.

Hesiodo
No. 19, Diciembre 1966
Tomo III – Año III
Pág. 586

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s