La camisa del hombre feliz

En el vetusto edificio, tan lúgubre por fuera como por dentro, los internados del psiquiátrico ambulaban indiferentes. Pero a la mayoría de aquellos desgraciados les manaban torrentes de felicidad ¡vaya usted a creerlo!, muy al contrario del hombre feliz, al quitarles su camisa… de fuerza.

Sergio Ovidio García
No. 68, Enero-Marzo 1975
Tomo XI – Año XI
Pág. 173

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s