Decepción

El tejedor de milagros desapareció, cuando se dio cuenta que éstos eran ya fabricados por una máquina electrónica.

Marinés Vargas
No. 68, Enero-Marzo 1975
Tomo XI – Año XI
Pág. 201

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s