Vida extraña

10 top
“… como Marte tiene algo de oxígeno, un poco de agua y una temperatura que no es demasiado baja, es posible que haya vida. Si llegamos, pues, a Marte –y llegaremos-, y si nos topamos con vida, me arriesgaría a hacer una predicción: la vida en Marte será tan extraña, tendrá un aspecto tan poco común, que el primer observador no la reconocerá en absoluto como vida.

Edward Teller
No. 10, marzo-1965
Tomo II – Año I
Pág. 191

Anuncios

La criatura

10 top
Como era un planeta de arena muy fina, dorados acantilados, agua esmeralda y recursos nulos, los hombres decidieron transformarlo en centro turístico, sin pretender explotar su suelo, estéril por otra parte.

Los primeros desembarcaron en otoño. Edificaron algunos balnearios y, cuando llegó el verano, pudieron recibir varios centenares de veraneantes. Llegaron seiscientos cincuenta. Pasaron semanas encantadoras dorándose a los dos soles del planeta, extasiándose con su pasaje, su clima y la seguridad de que ese mundo carecía de insectos molestos o peces carnívoros.

Pero hacia el 26 de julio, de un solo golpe y al mismo tiempo, el planeta se tragó a todos los veraneantes. El planeta no poseía más forma de vida que la suya: era la única criatura viva en ese mundo. Y le gustaban los seres vivos, en particular los hombres. Sobre todo cuando estaban bronceados, pulidos por el viento y el verano, calientitos y cocidos.

J. Sternberg
No. 10, marzo-1965
Tomo II – Año I
Pág. 179

Satélite de los otros

10 top
Varios sabios dignos de crédito opinan que el satélite de Marte, Phobos, es hueco. Se trataría de un asteroide artificial colocado en órbita alrededor de Marte por inteligencias exteriores a la Tierra. Tal era la conclusión a que llegaba un artículo de la seria revista DISCOVERY, de noviembre de 1959. Tal es también la hipótesis del profesor soviético Chatlavski, especialista en astronomía.

Louis Powels y Jacques Bergier, en EL RETORNO DE LOS BRUJOS
No. 10, Marzo-1965
Tomo II – Año I
Pág. 184

Androide

10 top
En Chicago los datos de cada crimen que se comete se introducen en la poderosa memoria de una calculadora, la cual puede predecir a veces dónde ocurrirá el próximo crimen de una serie de ellos, al analizar los habituales modos de actuar de distintos delincuentes; como su memoria almacena datos de hechos sucedidos años atrás, la eficacia de la calculadora aumenta de modo creciente.

G. Rattray Taylor
No. 10, marzo-1965
Tomo II – Año I
Pág. 177