Los huéspedes

123-124 top
—Perdone, pero ya vamos a cerrar…

—¿Va usted a cerrar tan temprano?

—Ya casi son las doce, pero esto nada tiene que ver; el asunto es que tenemos cupo lleno y no tiene caso tener abierto el hotel.

—¡Pues a mí me falta un cuarto para las doce y no puede usted dejarme en la calle!… ¡Me quejaré a la Comisión Hotelera, no faltaba más!…

—Está usted en su derecho de hacer lo que mejor le convenga; de todos modos no podemos darle habitación…
Y sin más explicaciones el gordo administrador de aquel hotel apagó la luz de su oficina y colocó junto al teléfono un cartelito que decía:

“NO HAY HABITACIONES VACÍAS”

Y después desapareció tras de una puerta, que quién sabe a dónde conduciría.

Safo tuvo que salir a la calle a continuar tratando de conseguir un cuarto para las doce suripantas que por escandalosas despidieron del cabaret “LESBOS”…

Ricardo Fuentes Zapata
No. 123-124, Julio-Diciembre 1992
Tomo XXI – Año XXIX
Pág. 243

Anuncios

Diplomacia

123-124 top
—Si no somete mi reclamación a arbitraje —escribió el Presidente de Omahu al Presidente de Modugy—, ¡tomaré medidas inmediatas para cobrarla a mi manera!

—Señor —respondió el Presidente de Modugy—, puede irse al diablo con su amenaza de guerra.

—Mi gran y buen amigo —escribió el otro—, usted confunde el carácter de mi comunicación. Es un antepenultimátum.

Ambrose Bierce
No. 123-124, Julio-Diciembre 1992
Tomo XXI – Año XXIX
Pág. 239

Parche

123-124 top
El puente gigantesco unía por fin las márgenes del ancho río pero, fuera por error de diseño, fuera por agotamiento de presupuesto, el puente carecía de parapeto.

Aun así, las autoridades lo inauguraron con discursos, pompa y champaña. Luego, dispusieron un servicio de boteros para socorro de los que cayeran al agua.

Martha Nos
No. 123-124, Julio-Diciembre 1992
Tomo XXI – Año XXIX
Pág. 237