Ubicuidad

135 top

Un agente demasiado celoso de su deber, le hizo una boleta al Sr. Vanderbilt por exceso de velocidad en su automóvil.

Ahora bien, el Sr. Vanderbilt no se encontraba ese día en París. El tribunal de faltas lo absolvió.

Error judicial. Pues ¿qué mejor prueba de velocidad excesiva que estar y no estar al mismo tiempo en parís? ¿Que llegar sin haberse ido?

Alfred Harry
No. 135, Abril-Junio 1997
Tomo XXIX – Año XXXIII
Pág. 60

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s