Homenaje a Silvio Ruiseñol (oboísta)

Silvio Ruiseñol, oboísta del “Latin Quarter”, tuvo la noche anterior a su muerte (accidental, dice La Prensa) una acalorada discusión con su mujer Evangelina Luna, sobre metempsicosis. Con esa discusión, una de tantas sobre un tema que fue obsesión casi toda su vida, Silvio Ruiseñol pretendió inútilmente disuadirla o llanamente iniciarla en el mundo sobrenatural.

Evangelina Luna, maestra inclinada a las ciencias exactas, hoy viuda inconsolable, no ha dejado —desde la muerte (misteriosa) de su esposo— de llevar agua y alpiste a ese extraño ruiseñor que desde entonces, parado en el almendro, no ha cesado de cantar.

Alfonso Quijada Urías
No. 107-108, Julio – Diciembre 1988
Tomo XVII – Año XXIV
Pág. 183

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s