El hombre abominable

107-108 top

MOSCU, 21 de enero (AP).— Un equipo de investigadores de la capital ucraniana de Kiev dijo haber estado a entre 30 y 35 metros de distancia de una criatura que se supone es el yeti o abominable hombre de las nieves, en las escabrosas montañas Pamir.

La agencia noticiosa TASS informó ayer que el grupo encabezado por Igor Tatsí vio a la criatura durante una visita el año pasado a la cadena montañosa Gissar en el Asía central soviética, cerca de la frontera con Afganistán. El grupo se apresta a efectuar otro viaje, y espera realizar un contacto más cercano, añadió TASS.

Tatsí y otros miembros del grupo descubrieron varias visitas nocturnas de la criatura al campamento durante la última expedición. “Además de eso, Nina Grinyova, Larisa Pelepina, Raisa Gervazyuk y Tatsí tuvieron la suerte de observar al humanoide en el crepúsculo desde una distancia de entre 30 y 35 metros cuando abandonaba un denso follaje. Luego de observar a la gente por algún tiempo, retornó a la espesura”, dijo TASS.

En el informe no se dio una descripción de la criatura. TASS señaló que el grupo actuó con cautela a fin de no asustar al yeti y prevé un encuentro a la luz del día en el futuro cercano.

El grupo fija su campamento cada año en el mismo sitio. “Las frecuentes visitas del yeti a las cercanías del campamento, estima Tatsí, son evidencia de que también (la criatura) muestra interés en ellos e intenta, aunque de manera tímida. Establecer contacto”, indica el informe.

Agencia AP
No. 107-108, Julio – Diciembre 1988
Tomo XVII – Año XXIV
Pág. 202

Anuncios

Sueño del fraile

107-108 top

Transitaba por un corredor y al cruzar una puerta volvía a transitar el mismo corredor con algunos breves detalles que lo hacían distinto. Pensaba que el corredor anterior lo había soñado y que éste sí era real. Volvía a trasponer una puerta y entraba a otro corredor con nuevos detalles que lo distinguían del anterior y entonces pensaba que aquel también era soñado y éste era real. Así sucesivamente cruzaba nuevas puertas que lo llevaban a corredores, cada uno de los cuales era para él, en el momento de transitarlo, el único existente. Ascendió brevemente a la vigilia y pensó: “También ésta puede ser una forma de rezar el rosario”.

Álvaro Mutis
No. 107-108, Julio – Diciembre 1988
Tomo XVII – Año XXIV
Pág. 197

Solicitante

—De manera que pretende usted trabajar con nosotros, ¿verdad?

—Así es señor, así es. He llenado una solicitud.

—Hummm; sus cartas de recomendación son excelentes, pero debo advertir que nuestra empresa es pequeña; no podremos, de momento, darle un gran sueldo.

—No importa; para mí siempre será un placer trabajar es esta fábrica de espejos estilo francés…

—Su firma en la solicitud es ilegible, ¿cómo se llama usted?…

—Narciso, señor; llámeme simplemente Narciso…

Ricardo Fuentes Zapata
No. 107-108, Julio – Diciembre 1988
Tomo XVII – Año XXIV
Pág. 196