A la manera de Esopo

Había una vez una niña sentada en la playa. El sol blanco del mediodía quemaba tanto, que la niña sentía cómo le arrugaba la cara y se la convertía en otra, como de rana. Se dijo a sí misma:

—¡Oh, que desdicha: tener una cabeza de rana y un cuerpo de humana!
Entonces el sol también empezó a quemarle el cuerpo, hasta volverlo un cuerpo de rana.

—¡Oh, qué desdicha —exclamó más alto la niña—: tener una cabeza y un cuerpo de rana y una mente de humana!

Entonces el sol ardiente la invadió de golpe y le tocó hasta la mente.

—¡Oh felicidad —murmuró la rana cnmovida—: tener cuerpo y mente unidos!

Sabina Berman
No. 107-108, Julio – Diciembre 1988
Tomo XVII – Año XXIV
Pág. 213

Anuncios

Una respuesta a “A la manera de Esopo

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s