Otra oportunidad

La humanidad en pleno se reunió en magna asamblea. Nadie sabía de qué se trataba. Muchos pensaron en el juicio final, cuando las trompetas se escucharon, pero nada había sido aún destruido, por lo que la idea del fin del mundo fue desechada.

Se escuchó entonces la voz de Dios: ¡Este era el último día del mundo, pero algo me hizo decidir que no lo fuera! Muy pocos se hubieran salvado si en estos momentos hiciéramos el juicio, así que habrá una segunda oportunidad…!

La humanidad se relajó, reconfortada.

—¡Pero desde ahora —siguió diciendo Dios— y en vista de la poca capacidad de los cuerdos para gobernar, el mundo será entregado a los locos. Tal vez ellos consigan la Salvación de la especie!
La humanidad calló, bajó la cabeza y se retiró compungida.

Agustín Cortés Gaviño
No. 55, Noviembre 1972
Tomo IX – Año IX
Pág. 305

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s