Incomprensión

Estallaba de cólera, al verse arrancado de golpe del Paraíso. Aspiró mucho aire, con intenciones de expelerlo todo junto en una protesta que los dejaría tiesos. ¡Él no quería salir!

Pero lo único que consiguió fue un aullido.

—Qué raro —comentó el obstetra—. Ni le pegué en la cola todavía.

Carlos María Federici
No. 55, Noviembre 1972
Tomo IX – Año IX
Pág. 336

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s