Recriminación injusta

138-141 top
Varias veces he sorprendido a mi reloj caminando hacia atrás. En cuanto lo miro, finge normalidad, pero a mí me siguen diciendo que llego tarde.

Any Rodríguez
No. 138 – 141, Enero – Diciembre 1998
Tomo XXX – Año XXXIV
Pág. 30

Anuncios

Djuna Barnes

Djuna Barnes

Djuna Barnes

(Cornawll-on-the-Hudson, 1892 – Nueva York, 1980)

Escritora norteamericana. Después de ser educada privadamente por su padre y por su abuela, se instala en Nueva York para estudiar arte. Rápidamente entra a formar parte de la vanguardia del Greenwich Village, donde conoce, entre otros, a R. Frost, O’Neill, M. Loy, G. Stein y M. Moore. Alrededor de los años veinte, como casi todos los artistas y escritores norteamericanos, se trasladó a París. Durante los años de entreguerras, frecuentó a las principales figuras del mundo del cine y de la literatura, desde Charles Chaplin y Marcel Duchamp hasta James Joyce, Ezra Pound, Alexis Carrel, S. Beckett o E. Hermingway.

Por esa época también frecuenta el salón de Natalie Clifford Barney que, con el nombre de Dame Musset, se convertirá en la protagonista de Ladies Almanack (1928), deliciosa sátira sobre la homosexualidad femenina parisina, en la cual Barnes, fascinada por el modelo de prosa arcaica, retórica y audaz, inicia su experimento de la palabra poética como recurso estilístico. Tanto en París como luego en Berlín, Barnes se pone en contacto con los más importantes movimientos del siglo XX -simbolismo, expresionismo, surrealismo, imaginismo-. Su toma de contacto con Joyce resulta decisiva para la formación de Barnes.

Su escritura se articula sobre la voluntad de romper las barreras entre los géneros. En 1929 reunió sus relatos en A Night Among the Horses y los reelaboró en El vertedero (Spillway, 1962). Un año antes había publicado su novela Ryder. Pero la obra maestra de Barnes es El bosque de la noche (Nightwood, 1936). una de las novelas míticas de nuestro siglo. En un ambiente de fantasmagoría, que fluctúa entre la aristocracia, la bohemia dorada y el mundo del circo, se encarna el enigma esencial de la condición humana en la figura patética de la joven Robin Vote, fascinada por la atracción de abismo, y en las tres personas que se disputan su amor: el falso barón judío Felix Volkbein, la leal Nora Flood y la ávida Jenny Petherbridge.

El París de 1927 es el escenario central de esta confrontación -en la que es medular el extravagante doctor Mathew O’Cnnor-, de intensidad dostoievskiana; una novela de enorme belleza poética, con alguna velada referencia a Poe y Faulkner. De esta novela dijo Eliot en el prólogo a la misma: “lo que yo pretendo es dejar al lector en disposición de descubrir la excelencia de un estilo, la belleza de la frase, la brillantez del ingenio y de la caracterización, y un sentido del horror y de la fatalidad digno de la tragedia isabelina”.

En 1958 publicó The Antiphon, drama en verso dedicado a Edwin Muir, que ocurre en Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial, y que recuerda a The Cocktail Party y The Family Reunion, de Eliot. En 1985 se publica en Estados Unidos Perfiles, un conjunto de entrevistas publicadas en las más prestigiosas revistas y diarios americanos; los personajes entrevistados por Barnes van desde el boxeador Dempsey hasta J. Joyce, pasando por Coco Chanel, entre otros[1].

Los omambuses

103-104 top

Entre los pacíficos omambuses, una vez cada dos años, hay un reparto de mujeres. Es ése un día de gran alivio para muchos hombres. En ese mercado de mujeres se oyen más verdades útiles y crueles que en un mercado de jovencitas. Forzosamente.

El mercado está en Ornagis, una ciudad en forma de oruga, situada sobre una colina. Una sola calle serpentea de arriba abajo. Por lo tanto, un hombre atento que mire a la izquierda para subir y a la derecha para bajar, una vez de vuelta a la puerta de la ciudad, esta seguro de haber visto a todas las omambusas disponibles ese año

Henri Michaux
No. 90, 1984
Tomo XV – Año XIX
Pág. 247

Henri Michaux
No. 103 – 104, Julio – Diciembre 1987
Tomo XVI – Año XXIII
Pág. 345

José Revueltas Sánchez

José Revueltas Sánchez

José Revueltas Sánchez

(Durango, 20 de noviembre de 1914 — Ciudad de México, 14 de abril de 1976)

 

Fue un escritor, guionista, activista político y teórico marxista mexicano.

Perteneció a una familia de talentosos artistas que destacaron en diversos ámbitos de la vida cultural mexicana. Su hermano Silvestre (1899-1940) fue un importante compositor, perteneciente a la etapa del “nacionalismo”; Fermín (1901-1935) fue un pintor prolífico, perteneciente al movimiento pictórico conocido como estridentismo, a pesar de su temprana muerte. Rosaura Revueltas (1910-1996) fue actriz, bailarina y escritora. Su participación más destacada en el cine fue en la película Salt of the earth (La sal de la tierra) de 1954, del director Herbert J. Biberman. Cuando José Revueltas tenía seis años, la familia se muda a la ciudad de México. Era el año de 1920. Llegan a la colonia Roma, primero, y después pasan a la Doctores. José estudia en el Colegio Alemán hasta el cuarto grado; después lo hace en una primaria pública: la familia padece una crisis económica debido al fallecimiento del padre, José Revueltas Gutiérrez, en 1923. En 1925, antes de concluir el primer año de secundaria, Revueltas abandona los estudios y se educa de manera autodidacta en la Biblioteca Nacional. Cuatro años después, participa en un mitin en el Zócalo. Es apresado y, acusado de sedición y motín, enviado a una correccional. Es liberado bajo fianza seis meses después.

José Revueltas sufre, aparte de su primer encierro en la correccional, tres encarcelamientos más en su vida. En 1932 es enviado de julio a noviembre a las Islas Marías; en 1934, después de organizar una huelga de peones agrícolas en Camarón, Nuevo León, vuelve a ser enviado allí, donde permanece hasta febrero de 1935. El encarcelamiento más conocido es el de 1968. Con motivo del movimiento estudiantil Revueltas es detenido en noviembre de ese año y posteriormente condenado a 16 años de prisión en Lecumberri; es liberado bajo palabra después de dos años de encierro.

Una vez concluida su condena y con problemas de salud se dedicó a dictar conferencias, impartir clases de cine en Estados Unidos, ofrecer entrevistas, y a seguir escribiendo. La recopilación de cuentos Material de los sueños ofrece un caleidoscopio de lo más variados temas, que abordan profundamente la condición humana desde la particular perspectiva del autor.

La literatura revueltiana abarcó la novela, el cuento, el drama y también (aunque en menor escala) la poesía. Acerca de ella afirmó:

Practico la poesía, pero muy en privado, y me parece un arte muy elevado para que pretenda uno siquiera poderlo hacer.

Sobre la literatura ofreció infinidad de opiniones, así como teorías para el análisis literario. En una ocasión dijo:

mi vida literaria nunca se ha separado de mi vida ideológica. Mis vivencias son precisamente de tipo ideológico, político y de lucha social[1].

Atareado

138-141 top
—¿Qué haces aquí a esta hora, Pepe?

—Nada, me cité con Andrés a la una; yo llegué a las doce para no fallar; lo voy a esperar hasta las tres, pero si no llega a las cuatro, me iré a las cinco…

Diálogo entre E. Huerta y J. Revueltas
No. 138 – 141, Enero – Diciembre 1998
Tomo XXX – Año XXXIV
Pág. 26