El lápiz

138-141 top
Aquel verano, pasada la tarde, encontré un lápiz tirado en plena avenida. Alguien, seguramente un distraído. Lo dejó caer.

Después de considerar el asunto con sumo cuidado coloqué un anuncio en el diario vespertino esperando que fuera reclamado.

Sin embargo, solo recibí llamadas —cientos de ellas— obscenas, injuriantes, reclamando mi osadía por haber puesto el lápiz al descubierto.

Han discurrido seis años, desde entonces.

Guardo, como el primer día, el lápiz en el armario; dentro de una caja de zapatos.

La tentación de usarlo ha sido grande. Pero he resistido.

Mañana sale otro anuncio.

No dejo de pensar en ello.

Tal vez mis enemigos hayan muerto.

Sólo espero que esta vez aparezca el dueño.

Claudio de Castro S.
No. 138 – 141, Enero – Diciembre 1998
Tomo XXX – Año XXXIV
Pág. 70

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s