La vanidad

138-141 top
Una rata hambrienta no cesaba de dar vueltas en torno a una nuez… Un gusano que estaba escondido en ella le gritó:

—¡Acaba ya de fastidiarnos! Yo me he comido la pulpa de esta nuez. Nada queda para ti.

La rata meditó un instante.

—¿Cómo eres? ¿Eres gordo? ¿Estás flaco?

Vanidoso contestó el gusano:

—Estoy gordo. Y me encanta la vida.

—¡Magnífico! Espero que tu grasa sepa a nuez.

Y, esto diciendo, se puso a roer la nuez, extrajo de ella al gusano y lo devoró.

Saadi de Shiraz
No. 138 – 141, Enero – Diciembre 1998
Tomo XXX – Año XXXIV
Pág. 124

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s