Fórmulas

16 top
Nada pueden contra íncubos y súbcubos exorcismos ni plegarias, imágenes benditas ni reliquias de santos… Más bien se logra apartarlos con canela, pimienta de cubebas, raíz de aristoloquia, cardamomo, jengibre, coriofilos, cinamono, macis, nuez moscada, storax, calamita, benjuí, leño de aloes, josciamo, nenúfar, mandrágora o balladona, administrados en saumerios o al interior. Y esto se explica por algunos diciendo que los íncubos, a causa de su naturaleza espiritual, se alimentan de vapores tenues, de aromas delicados, de olores finos, y todo lo que sea fuerte y despida hedor les daña de consiguiente les aleja; y para otros consiste en que estos diablos son de naturaleza húmeda, mientras que estas plantas les repelen por ser de naturaleza térrea y al mezclarse al elemento ígneo del fuego.

Sinistari d’ Ameno, recopilado por Pompeyo Géner
No. 10, 1965
Tomo III – Año II
Pág. 233

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s