Cordelia

16 top
Sintió pasos en la noche y se incorporó con sobresalto.

—¿Eres tú, Cordelia – dijo

Y luego:

—¿Eres tú? Responde.

—Sí, soy yo –le replicó ella desde el fondo del pasillo.

Entonces se durmió. Pero a la mañana siguiente habló con su mujer que se llama Carla y con su sirviente que se llamaba Eustolia

Francisco Tario
No. 16, 1965
Tomo III – Año II
Pág. 266

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s