El suicida

¿Qué cómo pudo ser…? Sencillamente así:

¡Desisto!; ¡Vaya oportuna impertinencia de suspender la lectura y precisamente unas líneas antes de terminar mi intento!

De entonces, todo mundo que llegaba casi al final de aquel libro, se sorprendía de no encontrar la conclusión. Los más, suponen que el personaje terminó suicidándose.

Miguel Flores Ramírez
No. 39, Noviembre – Diciembre 1969
Tomo VII – Año V
Pág. 41

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s