Pedagogía

Y cuando Caín volvió la cara, contemplo la huella que había dejado el cuerpo de Eva entre las hojas. Ella, su madre, le enseñó por la mañana lo que era el amor, gestando en su pedagógico afán una humanidad incestuosa y placentera.

Luis René Aubery
No. 39, Noviembre – Diciembre 1969
Tomo VII – Año V
Pág. 109

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s