Recuerdos

Discutimos por última vez y todo se acabó. Me fui. El eco de tu última frase me golpeaba las sienes y cuando cerraba los ojos, aparecías, y junto contigo un sabor amargo, humedad en mis ojos y opresión en mi corazón. Los recuerdos me abrumaban y me culpaba por haberte querido sin reservas. Entonces te odié.

Después recordé cierta tarde lluviosa en que, tomados de la mano, corrimos a refugiarnos debajo de un árbol. Me embriagó de nuevo al aroma del bosque húmedo. Sentí otra vez tu abrazo, tu cuerpo temblar, —hacía frío— entre mis brazos. Vi otra vez tu cara húmeda y tu pelo escurriendo. De nuevo sentí tus labios cálidos sobre mi boca. Desde el fondo de mi alma dije otra vez “te quiero”.
Entonces, pensé, valió la pena soportar todo aquel beso.

Fernando Ortiz Lachica
No. 39, Noviembre – Diciembre 1969
Tomo VII – Año V
Pág. 109

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s