A buen entendedor

18 top
La suegra de Davidson (que está haciendo mi busto y en cuya casa almuerzo hoy), exquisita anciana de 82 años, al preguntarle yo, después de comer y a punto de encender un cigarrillo, si el humo le molesta, nos cuenta que la misma pregunta le hizo antes del 70 Bismarck, en el tren, entre París y Saint-Germain, estando los dos solos en el compartimiento. Ella le contestó en seguida:

—Señor, no puedo decírselo. Nadie hasta ahora ha fumado delante de mí.

Al parecer, Bismarck hizo inmediatamente que el tren se detuviera para cambiar de compartimiento.

André Gide, en DIARIO
No. 18, Noviembre 1966
Tomo III – Año III
Pág. 516

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s