Amor perenne

El amante relojero dio muerte a su amada enloquecido por los celos. Comprendiendo que no podría vivir sin ella, incineró su cuerpo y con sus cenizas se hizo un magnífico reloj de arena…

Ricardo Fuentes Zapata
No. 81, Mayo – Junio 1980
Tomo XIII – Año XVI
Pág. 76

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s