Claudicación

A pesar del gran apoyo brindado por sus fieles colaboradores, de los consejos y súplicas del señor Obispo y principalmente de la gran fuerza moral que siempre lo había caracterizado, se encontraba, sin llegar a creerlo aún, en aquella desesperante situación. Inmóvil como una estatua sin atreverse siquiera a dar un paso más, analizaba una y otra vez los motivos que habían de conducirlo a tal catástrofe. Su angustia llegó al límite al dejarse escuchar una voz celestial confirmando el fin:

¡Jaque Mate!

Miguel Ramírez Corzo N.
No. 56, Diciembre 1972 – Enero 1973
Tomo IX – Año IX
Pág. 428

Anuncios

Fórmulas mágicas

Llevada por la curiosidad de saber algo más, sobre la pintora Remedios Varo, escribí una larga carta a esta y sabiéndola muerta, la deje en el sitio más favorable que encontré para que ella lo recogiese. A las pocas semanas volví y encontré la respuesta; eran algunas fórmulas mágicas inventadas por ella para pintar, que he aplicado diligentemente con excelentes resultados: consiga un ave y extraiga de ella, con una pinza, el secreto de su vuelo; construya edificios, castillos, fortalezas, muros, puentes, barcas, triciclos, escalas, con el material entubado que se expende en San Juan de Letrán No 5; baje al mar y recoja, con una redecilla, el plancton marino; su variado diseño, le servirá para estimular su imaginación; salga con Proust, en busca del tiempo perdido, aprenda a amar a Apollinaire y a deleitarse con Jerónimo Bosco; elabore: velos, paños, tules, flores; sombreros y parasoles; botones y encajes, con simples pelos de marta y por último, —aquí parece temblar su menuda letra— mezcle a lo anterior la gracia, en proporciones adecuadas.”

Emilia Ortiz
No. 56, Diciembre 1972 – Enero 1973
Tomo IX – Año IX
Pág. 427

El perfil del estípite

56 top
Es la hora en que el gato se relame los visos con ríspida lengua. Intempestivamente la escritura agitada del gorrión salpica el cuaderno rayado de la jaula y su nota agridulce y repentina turba el minucioso discurso del reloj. Las blancas geometrías de la ventana se postulan abiertas contra el gran muro que apenas las resuelve y por el que resbala la cuña líquida del cielo azul.

Es el momento justo, no más; el instante en el que todo el filo del sol se abate allí, sobre el perfil preciso de la palabra estípite.

Salvador Elizondo
No. 56, Diciembre 1972 – Enero 1973
Tomo IX – Año IX
Pág. 425

Regalo

Quiso regalar a su mejor amigo un barril de óptimo vino hecho por él mismo.

Y de su propia viña cortó las más dulces y jugosas uvas, que exprimió con sus propios pies, en una monótona y piadosa danza.

Depositó el zumo, fruto de su viña y de su esfuerzo, en un viejo barril heredado de sus antepasados.

Entregó su obra al tiempo y a la humedad del sótano de su casa para que ellos la perfeccionaran.

Fue tan larga su paciente espera y tanta la humedad del sótano, que el contenido del viejo barril se tornó aguado y acre.

Y regaló a su mejor amigo un barril de buen vinagre hecho por él mismo.

J. Salvador García
No. 56, Diciembre 1972 – Enero 1973
Tomo IX – Año IX
Pág. 424

Paco Malgesto

Paco Malgesto

Paco Malgesto

(Francisco Rubiales Calvo)

(* Ciudad de México el 22 de febrero de 1914 – † Ciudad de México 22 de junio de 1978).

Pionero de la televisión, amante de los toros, la música y la poesía. Nació en el barrio de La Merced Francisco Rubiales Calvo, nació el 22 de febrero de 1914 en el barrio de La Merced, a los nueve años de edad sus padres, Francisco Rubiales y Guadalupe Calvo, lo dejaron huérfano.

Posteriormente, realizó solo sus estudios de primaria, mientras se empleaba como mozo de una tlapalería, lo que hizo que tuviera un corazón generoso.

Francisco obtuvo su primer trabajo en los medios de comunicación a través de la publicación Multitudes, en la que por primera vez utilizó el nombre ‘’’Paco Malgesto’’’, el cual tomó de un gitano aficionado a los toros.

Como locutor obtuvo su licencia en la Secretaría de Comunicaciones el 19 de julio de 1945, la número 1496, y se afilió a la Asociación Nacional de Locutores de México (ANLM). Destaca como cronista taurino en la radio; es el precursor en la televisión de las entrevistas a figuras de la farándula.

Paco Malgesto falleció el 22 de junio de 1978, los restos del famoso comunicador descansan en el panteón Francés de la Piedad[1].

La primera…

Oigo luces inconcebibles, fulgurantes, veo bramidos, ruidos y un rumor. Percibo un olor ya conocido; me muevo y un espantoso dolor que empieza en la ingle, me paraliza la pierna y me quema hasta el pecho. Veo un cielo azul con nubes que da vueltas, un círculo amarillento, unas manchas rojas que se mueven, una mancha negra me golpea… Ahora es una figura blanca… es una voz que me dice: “”…tranquilo, el parte médico dice que no es grave…” ¿¿¿…parte médico…??? ¡Sí! ¡Con razón, es mi primera cornada!

Paco Malgesto
No. 56, Diciembre 1972 – Enero 1973
Tomo IX – Año IX
Pág. 423