La primera…

Oigo luces inconcebibles, fulgurantes, veo bramidos, ruidos y un rumor. Percibo un olor ya conocido; me muevo y un espantoso dolor que empieza en la ingle, me paraliza la pierna y me quema hasta el pecho. Veo un cielo azul con nubes que da vueltas, un círculo amarillento, unas manchas rojas que se mueven, una mancha negra me golpea… Ahora es una figura blanca… es una voz que me dice: “”…tranquilo, el parte médico dice que no es grave…” ¿¿¿…parte médico…??? ¡Sí! ¡Con razón, es mi primera cornada!

Paco Malgesto
No. 56, Diciembre 1972 – Enero 1973
Tomo IX – Año IX
Pág. 423

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s