Lactancio

Lactancio

 

Lactancio

(Lucius Caelius Firmianus Lactantius)

(¿245? – ¿325?)

Fue un escritor latino y apologista cristiano nacido en el norte de África, discípulo del maestro africano de retórica Arnobio.

Enseñó retórica en varias ciudades orientales del Imperio romano, incluyendo Constantinopla. Fue instituido profesor de retórica en Nicomedia por Diocleciano. Habiéndose convertido al cristianismo, el primer edicto de Diocleciano contra los cristianos (febrero de 303) provocó su despido. Según Jerónimo, vivió en la pobreza subsistiendo como escritor hasta que Constantino lo reivindicó, convirtiéndolo en tutor de latín de su hijo Crispo. Podría haber acompañado a este último a Tréveris en 317 cuando fue designado César. Crispo fue ejecutado en Istria en 326, pero se ignora si Lactancio corrió la misma suerte.

Sólo se conservan sus obras cristianas. Las principales obras son: De opificio Dei (303-304) (Sobre la obra de Dios), en la que pretende demostrar la existencia de la providencia divina tomando como base la forma del cuerpo humano; De ira Dei (Sobre la ira de Dios), sostiene contra algunos filósofos que la ira es un componente necesario del carácter de Dios, que debe repartir justo castigo contra los malhechores; y las Institutiones divinae (Instituciones divinas). Esta última es una obra de gran envergadura, una defensa de la doctrina cristiana como un sistema armonioso y lógico.

Lactancio fue criticado por los cristianos por sus creencias poco ortodoxas, sin embargo comprendió cuáles parecían ser los principios esenciales de la religión cristiana. Escribió en una retórica prosa ciceroniana (se le llamó el Cicerón cristiano), en un tono más bien persuasivo que polémico, procurando justificar la fe por la razón antes que por la autoridad. Una excepción a este estilo de escribir la encontramos en su De mortibus persecutorum (Sobre las muertes de los perseguidores) escrita en la Galia en el 318, poco después del triunfo del cristianismo. Se trata de una espeluznante descripción de los sucesivos destinos de los emperadores que persiguieron a los cristianos, especialmente en la época de Lactancio.

Lactancio y Cosmas Indicopleustes son los dos únicos autores cristianos de la antigüedad y del medievo de los que se sabe con certeza que mantuvieron la idea de una Tierra plana[1].

Anuncios

Fuego inextinguible

21 top
Pero se sabe asimismo que este fuego no es igual al que conocemos, que tiene necesidad de recibir constantemente nuevos alimentos: el fuego divino se mantiene por sí mismo, sin ser alimentado desde afuera, no produce humo y es puro, líquido y fluido como el agua. No se levanta en torbellinos como el fuego terrestre. Abrasa a los condenados y los consume, pero al mismo tiempo los vuelve a crear, todo lo que despoja al cuerpo lo vuelve a reponer, y de ese modo se procura a sí mismo un eterno alimento.

Lactancio
No. 21, Marzo 1967
Tomo IV – Año III
Pág. 193

Thomas Hughes

thomas-hughes-1-sized

Thomas Hughes

(Uffington, Inglaterra, 20 oct. 1822- Brighton, Inglaterra, 22 mar. 1896)

Fue un abogado, escritor, reformador social y político inglés, muy célebre por su novela Tom Brown’s School Days (1857), un relato semi-autobiográfico ambientado en la Rugby School, donde el propio autor estudió. La obra tuvo una secuela menos exitosa, Tom Brown at Oxford (1861).

Hughes, nacido en Uffington (población perteneciente en la actualidad al condado de Oxford y por aquel entonces al de Berk), era el segundo hijo del hacendado y editor John Hughes y de Margaret Wilkinson.1 Tuvo seis hermanos y una hermana, Jane Nassau Senior (1828-1877), que llegaría a convertirse en la primera mujer funcionaria civil del Reino Unido. A la edad de ocho años fue enviado a la Twyford School, una escuela pública preparatoria cercana a la ciudad de Winchester, donde estudió durante tres años.

En febrero de 1834 ingresó en la prestigiosa Rugby School (condado de Warwick), una de las instituciones educativas privadas más antiguas (fue fundada en 1567) y elitistas de Inglaterra.Nota 1 En aquella época el director de la escuela era Thomas Arnold (1795-1842), célebre e influyente pedagogo, humanista e historiador, y padre del eminente crítico, ensayista y poeta Matthew Arnold. Cuando el Dr. Arnold accedió al cargo (1828), la Rugby School no alcanzaba el estátus de los prestigiosos Eton College y Winchester College, pero bajo su mandato el sistema pedagógico del centro cambió por completo, creando un modelo propio y diferenciado en el que ganaban importancia la educación física y el deporte sin descuidar el cultivo de las lenguas clásicas; además, reforzó el estudio de las matemáticas, la historia y las lenguas modernas y estableció un modelo de disciplina basado en el trabajo conjunto de tutores y prefectos nombrados directamente por los alumnos más veteranos. Este modelo reformador de los métodos de la enseñanza dio tan buen resultado que fue adoptado por el Estado y exportado a otros países.

Durante su etapa escolar, Hughes descubrió la obra The Kingdom of Christ (El reino de Cristo) (1838), del teólogo socialista Frederick Denison Maurice (1805-1872),2 obra que ejercería una notable influencia sobre el pensamiento de Hughes. En el libro, Maurice, que rechazaba el individualismo competitivo y egoísta y proponía una alternativa socialista a los principios económicos del laissez faire (liberalismo), argumentaba que la política es inseparable de la religión y que la Iglesia anglicana debería involucrarse en el tratamiento de las cuestiones sociales.

En Rugby, Hughes destacó más en la práctica deportiva (concretamente en críquet) que en el estudio. Durante su período académico, primero en la Escuela de Rugby (1834-1842) y posteriormente en Oxford (1842-1845), jugó en los equipos de críquet de la Rugby School (1840-1841), Oxford University (1842) y Oxford University-Old Magdalen (1843).3 4 Su carrera deportiva alcanzó su punto culminante con un partido de la máxima categoría disputado frente al equipo de la Cambridge University en la mítica cancha del Lord’s Cricket Ground, en St. John’s Wood (Londres), el 9 de junio de 1842.5 En 1845 se graduó en el Oriel College de Oxford.

Estudió Derecho en la Lincoln’s Inn y en la Inner TempleNota 2 de Londres,1 y comenzó a ejercer su profesión el mismo año (1847) en que contrajo matrimonio con Frances Ford.1 Posteriormente, ambos establecieron su residencia en Wimbledon (1853), donde Hughes escribiría la obra que le dio fama internacional.

En lo político, Hughes fue uno de los pocos personajes influyentes y relevantes de Inglaterra que apoyó públicamente la causa de los estados de la Unión durante la Guerra de Secesión (1861-1865), debido a sus firmes convicciones antiesclavistas.

Fue nombrado Consejero de S. M. la Reina en 1869 y juez en 1870

Muere a consecuencia de una insuficiencia cardiaca, en Brighton, en la costa meridional de Inglaterra, el 22 de marzo de 1896, cuando contaba 73 años de edad.

La experiencia escolar de Hughes en la Rugby School quedó reflejada en su obra más famosa y leída: Tom Brown’s School Days (1857), una brillante interpretación de la vida de un alumno corriente ―trasunto del propio autor y de su admirado hermano mayor, George Hughes, que también inspiraría sus Memorias de un hermano (1873 en el famoso colegio de Rugby, en la que el Dr. Arnold aparecía idealizado como el maestro modélico y digno de admiración. La publicación de esta novela de propósito didáctico resultó muy útil: además de ser una obra arquetípica y clásica en su género, influyó en gran medida en la idea de lo que debían ser los colegios elitistas privados ingleses. La novela narra con simpático realismo, agilidad y frescura el desarrollo de las actividades de los niños en el colegio, retratando con propósitos didácticos sus rencillas y crueldades, su amistad y lealtad, y ofreciendo un cuadro vivo del alumnado y de su vida en la institución[1].

Previsión

21 top
Abu Musa relata: “El Apóstol ha dicho: “En verdad, para cada musulmán hay un quiosco en el paraíso; está hecho de una sola perla, su interior está vacío, su ámbito es de sesenta kos, y en cada rincón estarán sus mujeres, y no se verán una a otra, y el musulmán las amará alternativamente, etcétera, etcétera”.”

Thomas Patrick Hughes
No. 21, Marzo 1967
Tomo IV – Año III
Pág. 189

María Rosa Lida de Malkiel

María Rosa Lida de Malkiel

 

María Rosa Lida de Malkiel

(Buenos Aires, 7 de noviembre de 1910 – Oakland, California, 25 de septiembre de 1962)

Filóloga, medievalista y clasicista argentina, hermana menor del también filólogo Raimundo Lida (1908-1979).

Nació en el seno de una familia judía askenazí (esto es, judía de origen centroeuropeo) establecida en Buenos Aires que hablaba en yiddish, pero se esforzó en integrar a sus hijos de tal manera en la cultura hispánica que dos de ellos terminaron siendo auténticos filólogos de la lengua española. Fue egresada con medalla de oro del Liceo de Señoritas Figueroa Alcorta (1927) y de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (1932, premio al mejor graduado).

Trabajó hasta 1947, año en que se doctoró summa cum laude en Filosofía y Letras, en el Instituto de Filología, bajo la dirección de Amado Alonso junto a su hermano Raimundo Lida y a Ángel Rosenblat. Dictó cursos de latín y griego en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

Avasallada la autonomía universitaria por el gobierno de Perón se exilió a Estados Unidos donde se casó con el filólogo ruso Yákov Malkiel, en 1948, pariente de dos de los grandes padres del formalismo, Victor Zirmunskij y Yuri Tynjanov. Con él editó una autorizada versión del Cantar de las huestes de Ígor (Bs. As., 1967). El año 1947 defendió su tesis doctoral bajo la dirección de Amado Alonso sobre el poeta cordobés Juan de Mena, aunque en un principio había trabajado muchísimo sobre el tema de la estela de Flavio Josefo en la literatura española, materiales que fueron publicados póstumos por su marido. Su tesis llevaba el sello metodológico de una rigurosa Estilística. La tesis terminó convertida en un libro: Juan de Mena, poeta del prerrenacimiento español, Méjico: El Colegio de México, 1950.

Ejerció la docencia en la Universidad Harvard, donde se reencontró con su maestro Amado Alonso y empezó a elaborar su siguiente gran trabajo, La originalidad artística de «La Celestina», aún vigente. Fue luego a la Universidad de California en Berkeley y las de Illinois y Stanford. Por entonces concibe la idea de su ensayo La idea de la fama en la Edad Media castellana, publidado en Méjico, Fondo de Cultura Económica, 1952. Se especializó en filología romance, llegando a ser miembro correspondiente de la Real Academia de la Lengua Española (1953), por recomendación directa de don Ramón Menéndez Pidal, y de la Academia Argentina de Letras (1959) y ejerció como crítica implacable, infalible y extremadamente rigurosa, de suerte que numerosos filólogos menos concienzudos que ella recibieron sus duras recensiones, entre ellos Gilbert Highet por The Classical Tradition. Greek and Roman Influences on Western Literature, New York-London, Oxford University Press, 1949, por el hecho, lamentable, de haber dejado al margen de su obra la cultura hispánica, o Pierre Le Gentil y los dos tomos de su La poésie lyrique espagnole et portugaise à la fin du moyen âge, t. I: Les thêmes et les genres; t. II: Les formes, Rennes, Plihon, 1949 y 1952-1953, reseñados en Speculum, 26, 1951, págs. 174-179, y 28, 1953, págs. 390-393. Fue la primera en estudiar la curiosa sátira hispanorromana de origen hispano del siglo XI titulada Garcineida. Recibió un Doctorado honoris causa por el Smith College y otro por la Universidad de Buenos Aires. Entre sus trabajos como helenista figuran su traducción del griego de Los nueve libros de la historia de Heródoto (1949) y la Introducción al teatro de Sófocles (Bs. As., 1944).

Después de un breve regreso a la Argentina en 1961, para revisar las últimas pruebas de La originalidad artística… murió de cáncer en Oakland (California), donde residía. Yakov Malkiel editó en forma póstuma muchos de los trabajos y apuntes inéditos de su esposa, gracias a los cual pudieron ver la luz los numerosos trabajos que había dedicado al estudio de la huella de Flavio Josefo en la literatura española[1].