Nuevas revoleras

21 top
—Cuando las olas barren la cubierta del buque, también la friegan.

—Pues si alquila a su mujer, es que le tiene cariño, digo yo, pues si no, la vendería.

—Tiene tanta soberbia que hasta que no se acaba la ovación él no empieza a aplaudir.

—Los elefantes chorrean epidermis.

—¿Se sabe si es pecado o no es pecado el comerse las uñas en vigilia?

—Las señoras que dan el pecho al nene, delante de la gente, son señoras que presumen de nene.

—Al que le cayó un rayo y no le pasó nada, fue porque le cayó desde muy poca altura.

—Cuando estoy de visita y sale un perro, cruzo las piernas.

—¿Será que los tartamudos son unos desmemoriados?

Álvaro de Albornoz
No. 21, Marzo 1967
Tomo IV – Año III
Pág. 249

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s