Ibn Abd Rabbihi

Ibn Abd Rabbihi, Manuscrito de EL COLLAR ÚNICO

Ibn Abd Rabbihi

(Abu ˁUmar Ahmad ibn Muhammad ibn ˁAbd Rabbihi o al-Rabbihi)

(Córdoba, 860-940)

Fue un poeta hispanoárabe, conocido fundamentalmente por su enciclopedia didáctica y poética ˁIqd al-farīd (El collar único).

Descendiente de un esclavo liberto del emir de Córdoba Hisham I, ejerció como reconocido maestro de retórica. Aunque no se conserva diwan alguno de Al-Rabbihi, en el Ud-Dahr de Yatimat (Damasco, 1887), se pueden leer sus poemas.

Más que por su poesía, es relevante por su antología en verso y prosa ˁIqd al-farīd (El collar único), obra enciclopédica dividida en veinticinco secciones que incluye más de mil trescientos versos propios que establecen una comparación con la poesía oriental cuyo propósito es mostrar que la calidad de la poesía de al-Ándalus era equiparable al del resto de la cultura árabe.

El ˁIqd al-farīd es una antología de adab (manual misceláneo didáctico) que funciona como epítome del Bayān wa at-tabwīn, el tratado de retórica y poética del erudito polígrafo basorí del siglo IX Al-Ğājiż. Esta importante poliantea ha sido editada modernamente varias veces desde fines del siglo XIX en El Cairo.

En su vejez compuso un conjunto de (mumaḥḥiṣāt), un tipo de casida que imitaba las de su juventud pero dando a su asunto un sentido contrario.

En general su poesía es de estilo modernista. Siguiendo los pasos del maestro del modernismo poético árabe Abū Nuwās, cultivó los géneros floral (waṣf) o báquico (jamriyyāt).

Fue, asimismo, autor de lírica genuinamente andalusí, ya que fue uno de los primeros creadores de moaxajas junto con Muqadam de Cabra.

Fue elogiado por el compilador persa de poesía Azzaˁlibī en su Yatimat ad-dahr y por el célebre Al-Mutanabbi, paradigma de la poesía clásica árabe, en los términos: «¡Oh, Ibn ˁAbd Rabbihi! ¡El ˁIrāq habrá de ir, sin duda, arrastrándose hacia ti!»[1].

 

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Ibn_Abd_Rabbihi

Difícil de contentar

132 top
Kardan cayó enfermo. Su tío le dijo: ¿Qué deseas comer? La cabeza de dos corderos. No hay. Entonces, las dos cabezas de un cordero. No hay. Entonces no quiero nada.

Ibn Abd Rabbih
No. 132, Enero – Marzo 1996
Tomo XXVI – Año XXXII
Pág. 89

Xavier Forneret

Xavier Forneret

Xavier Forneret

También entre los escritores hay seres raros. En el siglo XIX vivió, en Francia, un digno ejemplar, al que los surrealistas redimieron del olvido y el propio Breton le hizo el honor de figurar en su Antología del humor negro. Ese escritor se llamaba Xavier Forneret, y su vida discurrió entre los años 1809 y 1884.

Forneret firmó alguno de sus libros como Un hombre negro (más esta coletilla: blanco de cara). Tan curiosa denominación evocaba el triste fracaso de una obra de teatro homónima, estrenada en Dijon allá por 1834 o 1835, que cosechó un rotundo fracaso.

Se pregunta Breton por qué el autor de una veintena de obras singulares ha pasado casi completamente inadvertido. El casi modera, en cierto sentido, la afirmación. El pope del surrealismo no sale de su asombro ante la dispareja producción de Forneret: lo sublime limita con lo necio y la constante originalidad de la expresión oculta frecuentemente la indigencia del pensamiento. Tan peculiar era el hombre negro que, tras la publicación de uno de sus libros, insertó en la prensa el siguiente anuncio (curioso ejemplo de reserva del derecho de admisión):

La nueva obra del Sr. Xavier Forneret sólo es vendida a las personas que envíen su nombre al impresor, Sr. Duverger, calle de Verneuil, y después de examen de su petición por parte del autor.

En alguna de sus obras, sin embargo, parece que Forneret llegó a pedir excusas por su incapacidad y solicitó la indulgencia del público. Quizás pensara, dicho sea en su honor, que hubiera debido escribir mejor lo escrito.

Forneret escribió libros de aforismos bizarres. Conozco el que lleva por título Todavía un año de sin título (1840), posterior a otro titulado Sin título, igual que tantos cuadros abstractos, o no. Proliferan las mayúsculas (como si estuviera escrito en alemán), y las rayas, y alguna otra peculiaridad tipográfica. El libro está dividido en capítulos, y los capítulos se nombran igual que los meses del año, como una suerte de diario aforístico.

De Todavía un año de sin título he seleccionado y traducido los siguientes aforismos que acaso contribuyan a dar una idea cabal de la singularidad de este hombre negro, blanco de cara[1].

 

 

[1] http://lasesquinasdeldia.blogspot.mx/2012/06/aforismos-de-xavier-forneret-1.html

Un pobre vergonzante

132 top

La sacó / de su bolsillo roto,
la buso bajo sus ojos
y la miró bien,
diciendo: ¡Infeliz!

La sopló / con su boca húmeda,
casi sentía miedo
de un pensamiento horrible
que le partía el alma.

La mojó / con una lágrima helada
que cayó por casualidad.
Agujereado era su cuarto
más que un bazar.

La frotó / sin calentarla;
apenas si la sentía.
Pellizcada por el frío,
ella se apartaba.

La pesó /como se pesa una idea,
sosteniéndola en el aire.
Y luego la midió
con un hilo de hierro.

La tocó / con sus labios arrugados.
Ella gritó
Con un frenético espanto:
“Adios, ¡bésame!”

Él la besó / Y luego la cruzó
sobre el reloj del cuerpo,
que, ya casi sin cuerda,
mala, pesadamente latía.

La palpó /con una mano resuelta
a hacerla morir:
—Sí, es un bocado
como para alimentarse.

La dobló
la rompió,
la ubicó,
la cortó,
la lavó,
la llevó,
la asó,
la comió.
Cuando aún era niño, le habían dicho: ”Si tienes hambre, cómete una de tus manos”.

Xavier Forneret
No. 132, Enero – Marzo 1996
Tomo XXVI – Año XXXII
Pág. 86

Gonzalo Celorio

???????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Gonzalo Edmundo Celorio y Blasco

(Ciudad de México, 1948)

 

Editor, ensayista, narrador y crítico literario mexicano. Ex director del Fondo de Cultura Económica.

Obtuvo la licenciatura en Lengua y Literatura por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y el doctorado en Literatura Iberoamericana por la misma universidad.

La docencia ha mantenido una señalada importancia en su trayectoria profesional desde 1974. En la actualidad es profesor de literatura hispanoamericana en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM; en la misma institución imparte la cátedra extraordinaria Maestros del Exilio Español. Ha dictado cursos en El Colegio de México, la Universidad Iberoamericana y el Instituto Politécnico Nacional. Ha enseñado en numerosos diplomados y cátedras en la UNAM y en otras instituciones nacionales y extranjeras. Fue investigador del Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios de El Colegio de México. En 1982; director de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes; de 1989 a 1998, coordinador de Difusión Cultural de la UNAM, y de 1998 a 2000, director de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

En el campo editorial, fue jefe de redacción de Los Empeños, revista de la Asociación de Escritores de México; editor del Boletín Informativo de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM; secretario de redacción de la Revista de Bellas Artes; editor de Cuadernos de Filosofía y Letras de la UNAM; director de la revista Los Universitarios de la UNAM, así como presidente del Comité Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Dirigió el Fondo de Cultura Económica de diciembre de 2000 a abril de 2002.

El doctor Celorio es miembro de número de la Academia Mexicana de la Lengua, y miembro correspondiente de la Real Academia Española y de la Academia Cubana de la Lengua. Es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte desde 1994, y del Consejo Consultivo de la Cátedra Alfonso Reyes del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

En 1986 recibió el Premio Periodismo Cultural, otorgado por Instituto Nacional de Bellas Artes, por “Los subrayados son míos”; en 1997 se hizo acreedor al Prix dés Deux Océans que otorga el Festival de Biarritz por su obra El viaje sedentario traducida al francés; y en 1999 el Premio Nacional de Novela IMPAC-CONARTE-ITESM por la novela Y retiemble en sus centros la tierra.

Ha sido galardonado con el Premio Nacional de Ciencias y Artes en Lingüística y Literatura otorgado por el Gobierno de México en 2010.3

Obras

“El viaje sedentario” traducido al francés por Marie-Ange Brillaud,”Le voyage sédentaire”, 1998, Éditions Atelier du Gué

Novelas

Amor propio, Tusquets Editores, México, 1991

Y retiemble en sus centros la tierra, Tusquets Editores, México, 1999

Tres lindas cubanas, Tusquets Editores, México, 2006

Ensayo

México, ciudad de papel, Tusquets Editores, México, 1997

Traducido al francés por Marie-Ange Brillaud: “Mexico, ville de papier”, Éditions Atelier du Gué,2001

Ensayo de contraconquista, Tusquets Editores, México, 2001

Cánones subversivos. Ensayos de literatura hispanoamericana, Tusquets Editores, México, 2009

Gestión como director del Fondo de Cultura Económica

Bajo su dirección se creó en el FCE, en coedición con el Ministerio de Educación del gobierno de la República de Guatemala, la colección Intercultural en los idiomas quiché y castellano; dicha colección forma parte de la Biblioteca Presidencial para la Paz. En julio de 2001 Gonzalo Celorio firmó con Juan Ramón de la Fuente, rector de la UNAM, un convenio para otorgar a los universitarios descuentos de hasta 40 por ciento en las publicaciones del Fondo de Cultura Económica.

El 8 de febrero de 2002 inauguró la Biblioteca del Fondo de Cultura Económica en La Habana, Cuba, con una donación del 90 por ciento del catálogo vivo de su acervo editorial. En ese mismo año se inauguró la Librería Juan José Arreola, ubicada en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

En el breve periodo que permaneció al frente de la editorial, se publicaron 876 obras. Se inició, en coedición con la editorial española Turner, la colección Noema, publicando en ella obras literarias como El caso Freud, Histeria y cocaína, Conversaciones con Picasso, El Río Congo, Cinco días en Londres, mayo de 1940, Tres lindas cubanas, 2006 y otras[1].

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Gonzalo_Celorio_Blasco