El ubicuo

143-145 top
Al salir de la ciudad de Stravasti, el Buda tuvo que atravesar una dilatada llanura. Desde sus diversos cielos, los dioses le arrojaron sombrillas para resguardarlo del sol. Al fin de no desairar a sus bienhechores, el Buda se multiplicó cortésmente, y cada uno de los dioses vio un Buda que marchaba con su sombrilla.

W. Winternitz
No. 143-145, Abril-Diciembre 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 61

Anuncios

Una desnudez salvadora

143-145 top

Estoy durmiendo en una especie de selva. Cuatro paredes bien desnudas. La luna cuela sus rayos por el ventanillo. Como no dispongo de un mísero jergón me veo obligado a acostarme en el suelo. Debo confesar que siento bastante frío. No es invierno todavía, pero yo estoy desnudo y a esta altura del año la temperatura baja mucho por la madrugada.

De pronto alguien me saca de mi sueño. Medio dormido todavía veo parado frente a mí a un hombre que, como yo, también está desnudo. Me mira con ojos feroces. Veo en su mirada que me tiene por enemigo mortal. Pero esto no es lo que me causa mayor sorpresa, sino la búsqueda febril que el hombre acaba de emprender en espacio tan reducido. ¿Es que se dejó algo olvidado?

—¿Ha perdido algo? —le pregunto.

No contesta a mi pregunta, me dice:

—Busco un arma con qué matarte.

—¿Matarme…? —la voz se me hiela en la garganta.

—Sí, me gustaría matarte. He entrado aquí por casualidad. Pero ya ves, no tengo un arma.

—Con las manos —le digo a pesar de mí, y miro con terror sus manos de hierro.

—No puedo matarte sino con un arma.

—Ya ves que no hay ninguna en esta celda.

—Salvas la vida —me dice con una risita protectora.

—Y también en sueño —le contesto.

Y empiezo a roncar plácidamente.

Virgilio Piñera
No. 143-145, Abril-Diciembre 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 58

José Luis Coll

José Luis Coll García

José Luis Coll García

(Cuenca, 23 de mayo de 1931 – Madrid, 6 de marzo de 2007)

Fue un humorista y escritor español conocido fundamentalmente por la pareja humorística que formó con Luis Sánchez Polack, Tip y Coll.

Huérfano de padre con tan sólo un año, su madre se exilió en Argentina tras la Guerra Civil Española y Coll fue criado por sus abuelos y tías. Su madre quiso llevárselos a la Argentina y envió siempre cartas que recibía su abuela y pesos argentinos ya que la situación de postguerra española lo requería, pero esa información le fue ocultada por sus familiares hasta el regreso de su madre del exilio tras la muerte de Franco.

Tras estudiar el bachillerato y cinco años de piano, trabajó en una oficina de Abastos mientras colaboraba en el periódico local Ofensiva. También comenzó estudios de Derecho, que no llegaría a completar.

En 1955 se trasladó a Madrid y, bajo el patrocinio de César González Ruano, empezó a darse a conocer como humorista y colaboró en el semanario de humor La Codorniz (1959) y en Radio Nacional de España.

También en aquella época debuta sobre un escenario, interpretando en la temporada 1955-1956 la obra Ninette y un señor de Murcia, de Miguel Mihura. Más adelante sustituyó a José Luis López Vázquez en la obra Amor, en el Teatro Marquina de Madrid e intervino en Las mujeres sabias, de Molière con la Compañía del Teatro Español. En 1959 se vincula artísticamente a Celia Gámez, de cuya compañía se convierte en primer actor y con la que participa en los espectáculos Buenos días, amor y El baile del Savoy.

Su debut cinematográfico se produce en 1960 con la película Días de feria, de Rafael J. Salvia, a la que seguirían, entre otras, El verdugo (1963), de Luis García Berlanga, Historias de la televisión (1965), de José Luis Sáenz de Heredia, y numerosas comedias de la época, como Los chicos con las chicas (1968), Las Ibéricas F.C. (1971) o Una chica casi decente (1971).

Desde 1961 trabajó como guionista en varios programas de Televisión Española, como La tortuga perezosa (1961-1963), Tele-domingo, Aquí la Ponderosa, Sonría, por favor y La vida discreta de Walter Gómez. Interviene también en espacios como Cita con el humor (1963) y El último café (1970).

Su estreno como autor teatral se produce en 1962, con la obra El sueño de unos locos de verano, escrita junto con Manuel Ruiz Castillo.

A partir de 1967 formó con su amigo Luis Sánchez Polack la pareja cómica Tip y Coll, consiguiendo una enorme popularidad en sus actuaciones teatrales y televisivas.

Cuando ya la pareja artística comenzaba a espaciar sus intervenciones, ambos integrantes se centraron en sus respectivas carreras en solitario. Coll iniciaba su trayectoria como presentador de televisión. Primero en TVE, colaborando con el humorista Pedro Ruiz en los programas Como Pedro por su casa (1985) y Esta noche Pedro (1986) -donde conducía la sección Pirulí que te vi junto a Ana Obregón- así como el concuso La hora del TPT. Y más tarde en Telecinco con el programa de debate Hablando se entiende la gente (1990-1993).

También se incorpora al espacio El debate de la Nación, tertulia humorística y satírica emitida en el programa de radio Protagonistas, que dirigía Luis del Olmo en la Cadena COPE y más adelante en Onda Cero.

En 1993 Telecinco le encarga conducir la versión televisiva del espacio, y así nace Este país necesita un repaso, que cuenta con buena parte de los contertulios del espacio radiofónico: Antonio Mingote, Antonio Ozores, Alfonso Ussía, Chumy Chúmez y el propio Tip. El programa consigue el respaldo del público y se mantiene en pantalla hasta 1994.

Tras la cancelación de Este país necesita un repaso, Coll intervendría en otros programas que, sin embargo, no cosecharon un gran éxito de audiencia, como Vaya nochecita (1995), con Pepe Carrol o Sonrisas de España (1996), con Paula Vázquez, ambos en Antena 3.

La muerte de su pareja artística, Tip, en 1999, fue, según dijo, uno de los hechos más tristes de su vida.

En octubre de ese año puso en escena un espectáculo-homenaje en Barcelona, compartiendo anécdotas de las casi tres décadas de hermanamiento profesional con Luis Sánchez Polack. En enero de 2000 protagonizó el montaje teatral YO, un monólogo en el que, desde la óptica del humor, abordaba los temas más dispares y en 2003 intervino en la obra de Juan José Alonso Millán El cianuro ¿sólo o con leche?.

El 24 de febrero de 2007 sufrió un ataque al corazón en plena calle, cayendo y golpeándose la cabeza, lo que produce un derrame cerebral. Fue ingresado en estado muy grave en el Hospital madrileño La Paz. Apenas 10 días después, el 6 de marzo, fallecía en dicho hospital a consecuencia de un fallo multiorgánico a los 75 años[1].

 

[1]http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Luis_Coll

Agua serenada

143-145 top
Beber agua serenada es como beber agua de luceros. La gente tiene la costumbre de sacar por la noche una jarra de agua para que reciba el sereno. Al día siguiente muy de mañana, se recoge y se guarda. Para los enfermos del corazón no tiene precio. Unos se alivian y otros se mueren pero éstos llegan a la muerte con gran serenidad.

Ermilo Abreu Gómez
No. 143-145, Abril-Diciembre 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 56

El gesto de muerte

143-145 top
Un joven jardinero persa dice a su príncipe:

—¡Sálvame! Encontré a la Muerte esta mañana. Me hizo un gesto de amenaza. Esta noche, por milagro, quisiera estar en Ispahan.

El bondadoso príncipe le presta sus caballos. Por la tarde, el príncipe encuentra a la Muerte y le pregunta:

—Esta mañana ¿por qué hiciste a nuestro jardinero un gesto de amenaza?

—No fue un gesto de amenaza —le responde— sino un gesto de sorpresa. Pues lo veía lejos de Ispahan esta mañana y debo tomarlo esta noche en Ispahan.

Jean Cocteau
No. 143-145, Abril-Diciembre 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 52