La calle

143-145 top
El hombrecito ya había sospechado algo, pero no creía que las cosas pudieran llegar tan lejos.

Caminando una tarde y viendo, al pasar, un portón de madera claveteada, notó que las cabezas labradas de los clavos de cobre, caminaban rápidamente su adorno y su lugar, pero pensó que era un fugaz engaño óptico y no le concedió mayor importancia.

Adelante, le pareció que los capiteles de un pórtico agregaban rosas a su ornamento, pero se creyó víctima de otro error y continuó andando por esa calle para acudir a su trabajo.

Prosiguió circulando por esa calle, calle por la que soñaba y vivía otras existencias que imaginaba alentando detrás de los balcones y casi en todas y tras cada una de las fachadas.

Esta fuga ingenua y cotidiana, esta diversión inofensiva y simple de la imaginación, le hacía la vida menos dura, no del todo monótona y más llevadera. Pero resultó que se trataba de un escape peligroso, porque esa calle, esa misma calle risueña bajo su palio ora azul, ora rociado por los destellos de miríadas de estrellas, en cierto momento, a la manera de un ser humano, mostró el lado negro y perverso.

Un día, la calle no solamente presentó cambios en la decoración de sus edificios y plazas, sino trueque de viviendas, mudanza de algunas otras, canje y hasta desaparición de portales y jardines enteros y, lo que fue peor, modificó, a tal grado su trazo y longitud, que el hombrecillo no ha podido llegar, desde entonces, al sitio donde debe desempeñar su trabajo.

Olga Arias
No. 143-145, Abril-Diciembre 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 114

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s