El padre y el hijo

22 top

En un pueblo de la provincia de Izumo vivía un campesino tan pobre que cada vez que su mujer daba a luz a un hijo, lo arrojaba al río.

Seis veces renovó el sacrificio. Al séptimo alumbramiento, consideróse ya suficientemente rico como para conservar al niño y educarlo.

Poco a poco, con gran sorpresa suya, fue encariñándose con el pequeño.

Una noche de verano encaminóse a su jardín con el infante en brazos. Éste tenía cinco meses.

La noche, iluminada por una luna inmensa, era tan resplandeciente que el campesino exclamó:

—¡Ah, qué noche tan maravillosamente hermosa!

Entonces el niño, mirándolo fijamente y expresándose como persona mayor dijo:

—¡Oh, padre, la última vez que me arrojaste al agua, la noche era tan hermosa como ésta, y la luna nos miraba como ahora…!

Lafcadio Hearn
No. 22, Abril 1967
Tomo IV – Año III
Pág. 293

Anuncios

Copia

22 top

El heresiarca persa Hassan ibn Sabbah erigió en la cumbre de una montaña un paraíso artificial, dotado de quioscos, de músicos ocultos, de divanes y de doncellas; lo surcaban riachos de miel, de leche y de vino. Oportunas dosis de haxis adormecían a los sectarios que, sin entender cómo, se encontraban de pronto en el paraíso o fuera de él. Estas falsas visiones de un mundo sobrenatural estimulaban y afianzaban la fe. Tal es el origen auténtico de la considerable secta de los asesinos, cuyo nombre deriva de haxis.

P. Zaleski
No. 22, Abril 1967
Tomo IV – Año III
Pág. 289

La histérica

22 top

A pleno día.

El psiquiatra: —Desnúdese.

La histérica: —¡Imposible!

El psiquiatra: —me desnudaré yo, entonces.

La histérica: —Como usted guste.

(El psiquiatra se desnuda).

El psiquiatra: —¿Ve usted qué sencillo?

La histérica: —¡Asombroso! Probaré yo a hacerlo.

(Se desnuda. Suena el teléfono).

El psiquiatra: —Sí, señor, inmediatamente. (A la paciente) Le habla su marido.

(La histérica toma el audífono).

La histérica: —¿Eres tú queridito?

La voz lejana: —Soy yo, ¿no te da vergüenza?

(La histérica se mira).

—¿Ni siquiera pensaste en los niños?

(pausa)

—Y por si fuera poco, ¿no sientes frío?

La histérica: —Perdóname; no siento frío. ¿Me perdonas?

La voz lejana (tras un silencio): —Está bien, te perdono, ¡Que no vuelva a repetirse!

(La histérica deja el audífono y se vuelve. Da un grito, cubriéndose. Está en una zapatería).

 

Francisco Tario
No. 22, Abril 1967
Tomo IV – Año III
Pág. 288

El fin

22 top

De pronto, como predestinado por una fuerza invisible, el carro respondió a otra intención, enfilado hacia imprevisible destino, sin que mis inútiles esfuerzos lograran desviar la dirección para volver al rumbo que me había propuesto.
Caminamos así, en la noche y el misterio, en el horror y la fatalidad, sin que yo pudiera hacer nada para oponerme.
El otro ser paró el motor, allí en un sitio desolado. Alguien que no estaba antes, me apuntó desde el asiento posterior con el frío implacable de un arma. Y su voz definitiva, me sentenció:
—¡Prepárate al fin de este cuento!

Edmundo Valadés
No. 22, Abril 1967
Tomo IV – Año III
Pág. 286

Monarquía infernal

22 top

La monarquía revolucionaria del infierno tiene, pues, a belzebuth por emperador y Jefe Supremo, y, como toda revolución acaba por tener su aristocracia, la infernal la tiene también:

Siete reyes obedecen al emperador Belzebuth, a saber:

Bael, primer rey del infierno, cuyos Estados se hallan por la parte de Oriente, Tiene tres cabezas: una de sapo, otro de hombre y otra de gato; tiene a sus órdenes sesenta y seis legiones de demonios; es buen combatiente y enseña a sus protegidos la astucia y el engaño, y el modo de volverse invisible.

Puran manda veintidós legiones; conoce el pasado, el presente y el porvenir y descubre las cosas enterradas. Es el padre de los buenos espíritus familiares y aparece montado en un oso, en forma humana con cabeza de león, llevando en las manos una furiosa serpiente; el sonido de las trompetas los precede, y, si toma figura de hombres, es aéreo.

Byleht manda ochenta legiones. Fue en el Cielo, del Coro de las Potestades y espera volver a ocupar allí el séptimo trono. Es un demonio fuerte y terrible, que aparece en un caballo blanco, precedido de músicas y trompetas.

Paymón manda doscientas legiones… Aparece con rostro de mujer, llevando una diadema cuajada de centellante pedrería, montando en un dromedario y acompañado de los Príncipes Bebal y Abalam.

Belial tiene una gran importancia y una ccidentada historia. Tiene a sus órdenes ochenta legiones, compuestas de 522 280 demonios.

 

Vicente Risco
No. 22, Abril 1967
Tomo IV – Año III
Pág. 284

Imperio de Satanás

22 top

Son varios los libros que… nos suministran la “Guía oficial” del Imperio de Satanás.

En el Gran Grimorio y en la Clavicula Salomonis, así como en diversas versiones del Libro de San Cipriano, tesoro del hechicero, se da, con casi entera coincidencia, la siguiente:

Espíritus supremos:

Lucifer, Emperador; Belzebuth, príncipe, Astharoth, Gran Duque.

Espíritus superiores:

Lucifuge Rococale, primer ministro.— Este gran espíritu tiene poder “sobre todas las riquezas y sobre todos los Tesoros del Mundo”.

Satanachia, Gran General.— Tiene poder “de someter a todas las mujeres y a todas las muchachas”.

Agarialept, General.— Tiene poder “de descubrir los secretos más escondidos”.

Fleuretty, Teniente Genral.— Tiene poder “de hacer la obra que se desee durante la noche; hace también caer el granizo donde quiere”.

Sargatanas.— Brigadier.— Tiene poder “de hacer a uno invisible, de transportarlo por todas partes, hacerle ver lo que ocurre en las casas y abrir las cerraduras. Enseña las ciencias secretas”.

Nebiros, Mariscal de campo.— Tiene poder “de causar mal a quien quiere, hace encontrar la main de glorie, enseña todas las cualidades de los metales, de los minerales, de los vegetales y de todos los animales”; predice el porvenir, va por todas partes y es “uno de los más grandes nigrománticos de todos los espíritus infernales”.

Vicente Risco
No. 22, Abril 1967
Tomo IV – Año III
Pág. 282