La inconsolable

23 top

Una mujer vestida de luto lloraba sobre una tumba.

—Consuélese, señora —dijo un Desconocido Compasivo—. La misericordia divina es infinita. En alguna parte existe un hombre, aparte de su marido, con quien todavía podrá ser feliz.

—Había uno —contestó ella, sollozando—. Sí, había uno, pero ésta es su tumba.

Ambrose Bierce
No. 23, Mayo 1967
Tomo IV – Año III
Pág. 418

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s