El monstruo

26 top

Marta sale, con su madre, de la exposición de pintura, muy seria: Desde hace una temporada, se hace a sí misma una pregunta indiscreta e intenta, en vano, responder a ella. Aquel paseo entre cuadros aumenta todavía más su turbación. Ha visto a las más bellas mujeres que existen, sin velo alguno y tan claramente dibujadas que hubiera ella podido seguir, con la punta del dedo, las venas azules bajo las pieles blancas, contar los dientes, los rizos y hasta las sombras sobre los labios.

Pero a todas les faltaba algo.

¡Y sin embargo ha visto a las más bellas mujeres que existen!

Marta da a su madre unas “buenas noches” tristes, entra en su cuarto y se desnuda, llena de temor.

La luna, luminosa y fría, refleja las imágenes, apresándolas, Marta, inquieta, alza sus brazos puros. Como una rama que, con un esfuerzo lento se mueve y muestra un nido…

…Marta, candorosa, no se atreve apenas a mirar su vientre desnudo, semejante a una avenida de un jardín, donde crece la hierba fina.

Y Marta se dice:

—¿Seré yo un monstruo, entre todas las mujeres?

Jules Renard
No. 26, Septiembre – Octubre 1967
Tomo V – Año IV
Pág. 43

Anuncios

Una respuesta a “El monstruo

  1. Recién vi una fotografía con mujeres de medio Oriente mirando un desnudo de Modigliani y pensé en Edmundo Valadés.
    Buen blog.

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s