Presagio

24 top

Los pescadores y cazadores de la laguna atraparon en su red a un ave oscura semejante a una grulla. La mostraron a Moctezuma en las Salas Negras (Casa de Estudio Mágico) de su palacio. A la mitad del día estaba el sol en su apogeo. El ave tenía en la cabeza una diadema en espiral y rejuego, como un espejo transparente y redondo. En él se veía el cielo y Moctezuma tuvo por mal presagio el ver ahí las estrellas y el Mastelejo. Por segunda vez Moctezuma vio la diadema y cabeza del pájaro: en lontananza aparecieron unos hombres que avanzaban de prisa, en escuadrones ordenados, como apercibidos para la guerra, peleando unos con otros. Los traían a cuestas unos como venados. Moctezuma mandó llamar a sus agoreros y adivinos tomados por sabios: —¿No sabéis lo que he visto? Unas como personas que están en pie y agitándose. — Pero los adivinos no lograron ver nada en el espejo. De improviso desapareció el ave, y los sabios no pudieron formular ningún juicio ni pronóstico.

Recopilado por Miguel León Portilla
No. 24, Junio – Julio 1967
Tomo IV – Año IV
Pág. 550

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s