El juramento del cautivo

25 top

El Genio dijo al pescador que lo había sacado de la botella de cobre amarillo:
—Soy uno de los genios heréticos y me rebelé contra Salomón, hijo de David (¡que sobre los dos haya paz!). Fui derrotado; Salomón, hijo de David, me ordenó que abrazara la fe de Dios y que obedeciera sus órdenes. Rehusé; el Rey me encerró en ese recipiente de cobre y estampó en la tapa el Nombre Muy Alto, y ordenó a los genios sumisos que me arrojaran en el centro del mar, Dije en mi corazón: a quien me dé la libertad, lo enriqueceré para siempre. Pero un siglo entero pasó y nadie me dio la libertad. Entonces dije en mi corazón: a quien me dé la libertad, le revelaré todas las artes mágicas de la tierra. Pero cuatrocientos años pasaron y yo seguía en el fondo del mar. Dije entonces a quien me dé la libertad, yo le otorgaré tres deseos. Pero novecientos años pasaron. Entonces, desesperado, juré por el Nombre Muy Alto: a quien me dé la libertad, yo lo mataré. Prepárate a morir, oh mi salvador.

Las Mil y una Noches
No. 25, Agosto 1967
Tomo IV – Año IV
Pág. 673

Teología

25 top

Como ustedes no lo ignoran, yo he viajado mucho. Esto me ha permitido corroborar la afirmación de que siempre el viaje es más o menos ilusorio, de que nada nuevo hay bajo el sol, de que todo es uno y lo mismo, etcétera, pero también paradójicamente, de que es infundada cualquier desesperanza de encontrar sorpresas y cosas nuevas: en verdad el mundo es inagotable. Como prueba de lo que digo bastará recordar la peregrina creencia que hallé en Asia Menor, entre un pueblo de pastores, que se cubren con pieles de ovejas y que son los herederos del antiguo reino de los Magos. Esta gente cree en el sueño. “En el instante de dormirte, me explicaron, según hayan sido tus actos durante el día, te vas al cielo o al infierno”. Si alguien argumentara: “Nunca he visto partir a un hombre dormido, de acuerdo con mi experiencia, quedan echados hasta que uno despierta”, contestarían: “El afán de no creer en nada te lleva a olvidar tus propias noches —¿Quién no ha conocido sueños agradables y sueños espantosos?— y a confundir el sueño con la muerte. Cada uno es testigo de que hay otra vida para el soñador; para los muertos es diferente el testimonio: ahí quedan, convirtiéndose en polvo”.

H. Garro. Tout le Mond. Oloron-Saint-Marie (1918)
No. 25, Agosto 1967
Tomo IV – Año IV
Pág. 671

Herbert Allen Giles

Herbert Allen Giles

Herbert Allen Giles

 

Era un diplomático británico, sinólogo y profesor de chino. Giles fue educado en la escuela Charterhouse antes de convertirse en un diplomático británico en China. Se modificó un sistema de romanización Chino Mandarín anterior establecido por Thomas Wade, lo que resulta en el sistema de romanización del chino Wade-Giles ampliamente conocida. Entre sus muchas obras eran traducciones de Confucio, Lao Tzu, Chuang Tzu, y en 1892 el primero publicado extensamente diccionario Chino-Inglés.

Herbert A. Giles fue el cuarto hijo de John Allen Giles, un clérigo anglicano. Después de estudiar en Charterhouse, Herbert convirtió en un diplomático británico en China. También pasó varios años en el Fuerte Santo Domingo en Tamsui, Taiwán. Él era el padre de Bertram, Valentine, Lancelot, Edith, Mable, y Lionel Giles. En 1897 Herbert Giles se convirtió en el segundo profesor de chino designado en la Universidad de Cambridge, en sustitución de Thomas Wade. En el momento de su nombramiento, no había otros sinólogos en Cambridge. Por lo tanto, Giles era libre para pasar la mayor parte de su tiempo entre los antiguos textos chinos antes donados por Wade, publicando lo que traduce lo que él escogió de su lectura ecléctica en la literatura china.

Giles recibió el premio Prix de St. Julien de la Academia Francesa en 1897 por su Diccionario Biográfico chino. Dedicó la tercera edición de Historias extrañas de un estudio chino en sus siete nietos, pero al final de su vida estaba en buenos términos con el único de sus hijos sobrevivientes. Un agnóstico ardiente, él también era un masón entusiasta. Él nunca hizo un compañero en una de las universidades constitutivas de la Universidad de Cambridge, a pesar de ser un profesor universitario de 35 años. Finalmente se retiró en 1932 y murió a los noventa años[1].

 

[1] http://centrodeartigos.com/articulos-educativos/article_6116.html

La discípula

25 top
La hermosa Hsi Shih frunció el entrecejo. Una aldeana feísima que la vio, quedó maravillada. Anheló imitarla, asiduamente se puso de mal humor y frunció el entrecejo. Luego pisó la calle. Los ricos se encerraron bajo llave y rehusaron salir, los pobres cargaron con sus hijos y sus mujeres emigraron a otros países.

Hebert Allen Giles. Chuang tzu (1889)
No. 25, Agosto 1967
Tomo IV – Año IV
Pág. 663

Cuento

25 top

El rey ordenó: (te condeno a morir, pero a morir como Xios y no como Tú) que Xios fuera llevado a un país enteramente distinto. Cambiado su nombre, artísticamente mutilados sus rasgos. La gente del país obligada a crearle un pasado, una familia, talentos muy diversos de los suyos.

Si recordaba algo de su vida anterior, lo rebatían, le decían que estaba loco, etcétera…

Le habían preparado una familia, mujer e hijos que se daban por suyos.

En fin, todo le decía que era el que no era.

Paul Valéry, Histoires Brisées
No. 25, Agosto 1967
Tomo IV – Año IV
Pág. 657