Como un bacilo

7 top

Sus estudios fracasaron muy pronto: la primera vez que tuvo que analizar un muslo contraído, recién pescado de la solución de formol, se salió de la clase y no volvió a poner nunca más un pie en la sala de anatomía. Me contó después, que al ver aquel pedazo gris y arrugado de cuerpo humano, se dio cuenta por primera vez de su propia mortalidad: la idea de lo ineludible de la muerte se le plantó en aquel instante, como un bacilo, en la conciencia.

Boeli Van Leeuwe, en La piedra del tropiezo
No. 7, Noviembre 1964
Tomo I – Año I
Pág. 88

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s